¿Qué es Wifi?

WiFi es una tecnología que usa ondas de radio para proporcionar conectividad de red. Se establece una conexión WiFi utilizando un adaptador inalámbrico para crear zonas activas: áreas cercanas a un enrutador inalámbrico que están conectadas a la red y que permiten a los usuarios acceder a los servicios de Internet o red local. Una vez configurado, WiFi proporciona conectividad inalámbrica a sus dispositivos mediante la emisión de frecuencias entre 2,4 GHz – 5 GHz, en función de la cantidad de datos en la red.

La tecnología inalámbrica se ha extendido ampliamente y puede conectarse casi en cualquier lugar; en casa, en el trabajo, en bibliotecas, escuelas, aeropuertos, hoteles etc.

Las redes inalámbricas se conocen como WiFi o redes 802.11 ya que cubren las tecnologías IEEE 802.11. La principal ventaja de WiFi es que es compatible con casi todos los sistemas operativos, dispositivos de juegos e impresoras avanzadas.

 

El Wifi y sus frecuencias.

Una red inalámbrica transmite a un nivel de frecuencia de 2.4 GHz o 5 GHz para adaptarse a la cantidad de datos que está enviando el usuario. Los estándares de redes 802.11 variarán en cierta medida dependiendo principalmente de las necesidades del usuario.

 El 802.11a transmitirá datos a un nivel de frecuencia de 5 GHz. El multiplexado por división de frecuencia ortogonal (OFDM) utilizado mejora la recepción al dividir las señales de radio en señales más pequeñas antes de llegar al enrutador. Puede transmitir un máximo de 54 megabits de datos por segundo.

El 802.11b transmitirá datos a un nivel de frecuencia de 2.4 GHz, que es una velocidad relativamente lenta. Puede transmitir un máximo de 11 megabits de datos por segundo.

El 802.11g transmitirá datos a 2.4GHz pero puede transmitir un máximo de 54 megabits de datos por segundo ya que también usa una codificación OFDM.

El 802.11n más avanzado puede transmitir un máximo de 140 megabits de datos por segundo y utiliza un nivel de frecuencia de 5 GHz.

¿Para que la usamos?

Cuando hablamos de tecnología Wifi rápidamente nos puede venir a la cabeza la palabra “comodidad”, el poder conectarnos a internet sin necesidad de depender de un cable físico es un factor muy importante para el usuario de hoy en día, sobre todo con la gran cantidad de dispositivos móviles que nos rodean. “Si los dispositivos son móviles, la conexión a internet también debe ser móvil”.

Pero si nos centramos realmente en su uso, aquí si podemos rellenar líneas y líneas de casos por los que la tecnología Wifi ha creado un punto de inflexión en la manera de conectarnos a internet.

Los usos más comunes que le damos a la tecnología Wifi es todo lo relacionado con nuestros dispositivos móviles, cualquier acción que hagamos con él tiene sentido siempre y cuando este conectado a Internet, redes sociales, email, videos, consultas etc.. La tecnología Wifi está tan extendida en estos dispositvos que incluso portátiles actuales empiezan a no incluir el conector Ethernet en sus chasis.

Pero si el Wifi es un punto de inflexión en la comunicación entre dispositivos, es también el “factor de arranque” de la tecnología IOT (Internet of things). Que un coche pueda estar conectado permanentemente a internet es  uno de los ejemplos por los que la tecnología Wifi nos ha cambiado la vida en aspectos de seguridad, comodidad y rapidez de respuesta ante los eventos.

 

Seguridad Wifi

Todos los usuarios  deben conocer los peligros y la responsabilidad que conlleva un dispositivo conectado permanentemente a servicios Cloud  de forma inalámbrica.

Tener nuestros dispositivos conectados a Servicios Cloud implica una gran responsabilidad de nuestros datos

¿Qué ocurre si nos conectamos a una Wifi Pública sin contraseña?, es una pregunta que se deberían hacer todos los usuarios que se encuentren ante esta situación. Una Red Wifi sin contraseña es un cebo perfecto para que cualquier cybercriminal pueda acceder a tus datos. La redes sin contraseña No son SEGURAS.

 

¿Sabemos realmente donde estamos conectados? ó mejor dicho ¿vamos a la página web donde queremos ir?.

Con estas dos preguntas tan simples explicamos una técnica Hacking conocida como “Phishing” (suplantación de Identidad). Consiste en enviar un mail en el nombre de Facebook, usaremos esta red social como ejemplo pero podría ser otro servicio del cual queremos obtener los datos de acceso de la victima. Un correo aparentemente “legal”, logos originales, texto con lógica y un enlace a la página de login de Facebook para resetear nuestra clave, ya que en el mensaje nos indicaban que nuestra cuenta había sido comprometida. El objetivo es que la victima llegue a poner su clave y contraseña de Facebook en una Web que ni siquiera se paró a verificar.

Donde verdaderamente te ha llevado aquel enlace “inocente” del correo, es a una web totalmente idéntica a la original de Facebook pero en otro servidor preparado para atrapar tu clave.

¿En que nos debemos de fijar y que debemos hacer?

Pues en algo tan simple y efectivo como NO entrar nunca en una página de LOGIN a través de un enlace, siempre escribiendo la página original en el Navegador. Fijándonos en la “BARRA DE DIRECCIONES”, comprobar el “HTTPS” y que la dirección del dominio sea la correcta. Explicando únicamente estos dos pasos y un concepto como el protocolo HTTPS conseguiremos ser un poco más seguros.

Este tipo de técnicas de Hacking se han desarrollado más con el uso de la tecnología Wifi, ya que el numero de usuarios que están conectándose a internet es muy alto cada día y el porcentaje de victimas aumenta..

Salud Digital.

¿El Wifi es tan peligroso como el microondas?, es una de las múltiples preguntas que nos hacemos, a ese miedo que nos rodea actualmente en esta sociedad donde estamos rodeados de “ondas”. Pero la repuesta es NO, la intensidad de la señal de Wi-Fi es 100.000 veces menor que la de un horno de microondas. El horno es un dispositivo específico que opera a voltajes muy altos y distancias cortas. Los enrutadores de Wi-Fi operan a muy bajos voltajes, se emiten en todas las direcciones y se usan a distancias relativamente largas.

Como las ondas de radio siguen la ley del cuadrado inverso, como la luz, el sonido y la gravedad, cada vez que duplicas la distancia, obtienes solo una cuarta parte de la energía. En otras palabras, la intensidad de la señal disminuye muy rápidamente. A distancias operativas normales, la intensidad de Wi-Fi es generalmente tan baja que no vale la pena preocuparse: es solo parte del “smog” que generan las señales de radio y TV, el cableado de CA, los motores de los electrodomésticos y el universo. en general.

Por supuesto, tiene sentido minimizar el riesgo, siempre y cuando se concentre en los mayores riesgos, no en los triviales. Si desea hacer eso, el teléfono móvil debe ser lo primero que debe hacer. En uso, el teléfono se lleva a cabo cerca del cerebro, mientras que el enrutador Wi-Fi bien puede estar en otra habitación (ley del cuadrado inverso). Se ha estimado que se obtiene una dosis mayor de microondas de una llamada de 20 minutos que de un año de Wi-Fi.

Veinte computadoras portátiles y dos enrutadores son más o menos equivalentes a un teléfono móvil.

Su horno de microondas debe ser lo suficientemente seguro porque los diseños se prueban para asegurarse de que estén bien protegidos. Sin embargo, puede verificar que su horno no esté goteando radiación, o mantenerse alejado de él mientras está funcionando. (En este caso, “bien lejos” es de aproximadamente 1 m.) No debe haber riesgo al dejar la puerta abierta ya que el magnetrón debería cortarse cuando abra la puerta. Sin embargo, si el horno está defectuoso y si sigue funcionando, no coloque ninguna parte de su cuerpo dentro.

Si eres extremadamente quisquilloso con el Wi-Fi, asegúrate de sentarte a 1 metro (o más) del enrutador y no uses tu laptop en tu regazo. Ponlo en una mesa o bandeja en su lugar. No creo que exista un riesgo, pero puede sentirse más seguro si elimina un riesgo inexistente.

 

Aparatos conectados a Internet

En este apartado me quiero basar en la tecnología que junto al Wifi está revolucionando la conexión a Internet, esta es IOT (internet of things). Según IOT el 99% de los aparatos que existen podrán conectarse a Internet antes del 2020, pero para este apartado nos basaremos en lo que tenemos actualmente.

Teléfonos móviles: Dispositivos que desde el nacimiento del SmartPhone son usados por más del 50% de los usuarios que navegan por internet.

Coches: Con la tecnología IOT pueden estar permanentemente conectados y mandar información en tiempo real al usuario o a los centros especializados.

Datafonos: Dispositivos usados para los pagos con tarjeta en comercios.

Smartwatch: Se considera una evolución más del SmartPhone, donde nos puede dar los mismo servicios, colocado en nuestra muñeca.

TV: La televisión por internet es uno de los adelantos de los últimos años, las llamadas SmarTV.

Electrodomésticos: No son muy usuales pero ya se están empezando a comercializar, donde se uso puede estar en el control de los alimentos en una cocina de una casa.

Cámara de Seguridad: Sistemas de seguridad para poder gestionarlas en tiempo real desde nuestro SmartPhone.

Ordenadores Portátiles: Probablemente de los primeros dispositivos que empezó a usar la tecnología Wifi.

Video Consolas: La evolución de los juegos Online ha provocado que empresas como Sony o Nintendo instalen en sus productos conexiones Wifi para jugar en tiempo real en Internet.

Centrales Meteorológicas: Al estar conectadas a internet no solo mandan la información  meteorológica a cualquier lugar del mundo, si no también les permite funcionar de forma autónoma.

 

 

Referencias

http://ccm.net/faq/298-what-is-wifi-and-how-does-it-work

https://en.wikipedia.org/wiki/Wi-Fi

https://www.europeanvalley.es/noticias/la-formacion-de-ciberseguridad-es-necesaria-en-los-colegios/

https://www.theguardian.com/technology/askjack/2012/sep/27/wi-fi-health-risks